miércoles, octubre 26, 2005

Ea ea ea



Yo quiero a mi neurona, y no me gustaría que se resfriase, ni que se fuera quedando dormida por las esquinas.

Por eso cada noche la llevo en brazos a su camita, la tapo y siempre siempre le doy un beso de buenas noches en la frente húmeda. Qué tontería, si las neuronas no tienen frente. Da igual, ella me lo agradece lo mismo.

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home