jueves, enero 12, 2006

Verdeazul

Nunca voy, simplemente, paso. A veces ha transcurrido más de un año entre una y otra visita. Yo no lo busco. Sólo me dejo llevar. Pero cuando llego, me pongo de puntillas y respiro hondo...

Casi puedo oler la sal amarguísima de las algas dulces, y el corazón se me llena de pececitos plateados que me hacen cosquillas con sus aletas de agua.

Hay un punto secreto en Madrid desde el que se ve el mar...

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home