sábado, noviembre 05, 2005

Identidades

Cada uno escogemos una imagen que nos represente en este caos negro que es la blogosfera.
Unos escogen símbolos más o menos hermosos; otros, trocitos de sí mismos. Hay dibujos, fotografías, garabatos... Los hay sosos, bonitos, llamativos, cursis hasta la náusea, incomprensibles, provocadores, patéticos, arte en estado puro.

¿Qúé imagen pretendemos dar de nosotros? ¿Qué idea estamos intentando comunicar?

- cuidado conmigo,
- me gusta esta imagen (el arte, los coches, los perros...),
- soy tierno,
- soy provocador,
- admírame,
- soy una belleza (o eso me creo),
- soy un misterio,
- así es como quisiera ser,
- mira cómo molo, o incluso:
- me la pela el avatar

Lo bueno es la personalización. Lo malo, las ideas a priori.
Y no se pueden evitar. Así, hay veces que ves un avatar y piensas: menudo gilipollas debe de ser este, o vaya pedazo de cursi o qué cosa más bonita. Y luego te encuentras con alguien coherente, con alguien sensato o con alguien verdaderamente feo (en todos los sentidos).


Esta imagen es una fotografía de Misha Gordin que pertenece a la serie Shout. Pinchando en la foto se puede ver una muestra de su trabajo.

Mi avatar es una mujer que tiene los ojos y la boca atravesados por lo que parecen grandes grapas.
Por eso aquí intento abrir la boca, intento abrir los ojos, luchando contra mi propia naturaleza, demasiado tendente a evitar enfrentamientos y a la diplomacia, demasiado tendente a la verborrea esconde-timideces casi insoportables (la mejor defensa es un ataque o una cortina de humo?) o contra los prejuicios. Mi imagen no es hermosa, porque en este blog no es importante que lo sea o no; son importantes las palabras, para mí. Aquí sólo soy palabras.

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home