sábado, agosto 27, 2005

oh, Auntie Em - there's no place like home!



chas chas chas
junto los talones tres veces... meto primera y arranco

Se acabó la pesadilla, ha amanecido y todo ha sido un mal sueño.
Las cuentas no descuadran, los clientes no tienen prisa, no tengo nada pendiente por archivar. Me esperan: mi casa, el tacto del parqué en mis plantas desnudas, un sandwich de mortadela, mi complementario para soltarme los corchetes del sostén.

Stars shining bright above you
Night breezes seem to whisper "I love you"
Birds singing in the sycamore tree
Dream a little dream of me...


Me alejo hacia el sol poniente.



Sweet dreams till sun beams find you
Sweet dreams that leave our worries behind you
But in your dreams, whatever they be
Dream a little dream of me...


Y el sol ya no es una estrella, es una canica luminosa:
la bolita candente del sol.
Es un caramelo de naranja y fuego que hago bailar
con la punta de la lengua.
Es pereza y azúcar mordiente, es placer y quemaduras en el paladar. Es juego, es una pelota que arde.
Es una pequeña esfera que ríe.
Cierro los ojos y la balanceo en la boca.

Luna pequeñita con sabor a mandarina,
que resbala lubricada y libre,
que rueda su sueño de úvula,
de minúsculo badajo de porcelana,
de clítoris revelado.

Sí, estoy llegando a casa.

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home