jueves, febrero 23, 2006

Reach up





Para poner música utilizo Castpost

La nieve me alegra el corazón. A lo mejor porque los cinco primeros inviernos de mi vida fueron de color blanco. Era demasiado pequeña para hacer muñecos de nieve: miraba por la ventana y me decía a mí misma que haría uno cuando fuese mayor.

Muchos buenos momentos de mi vida están asociados a la nieve, en grandes cantidades, cubriéndolo todo. Quizás por eso hoy me bajo del autobús y recorro los diez minutos de paseo hasta mi destino final, y siento cómo me va inundando una especie de alegría infantil. Los copos, enormes y blanquísimos, cargan de luz los techos y el suelo. Todo brilla. Siento en la punta de los dedos la vibración crunch crunch de mis pasos en la nieve. Y es el crujir de mil cristales de agua.

En ese momento, en mis oídos:

Reach up for the sunrise
Put your hands into the big sky
You can touch the sunrise
Feel the new day enter your life


Y es eso: frío y luz blancos penetrando por cada poro de mi piel, helándome los labios, doliéndome en los dientes, porque sí, sonrío; con una sonrisa abierta como únicamente lo hacen los que saben que están solos. Y tengo ganas de cerrar el paraguas, abrir los brazos, mirar hacia arriba y dejar que la nieve me empape la cara, el pelo y el alma. Tengo que hacer verdaderos esfuerzos por no soltar la mochila y ponerme a bailar.

Nada nuevo ha ocurrido: es la nieve, que me alegra el corazón. Mañana volveré a ser la amargada de siempre. Hoy no puedo dejar de sonreír cada vez que me acerco a una ventana.

Feel the new day enter your life...
Reach up
Reach up
Put your hands into the big sky...

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home